24 Dic 2013 08:45 am

Valor Compartido:

Unilever, la sostenibilidad en el corazón del negocio

La multinacional anglo-holandesa, que en 2012 facturó más de 51.000 millones de euros, adoptó un ambicioso Plan de Vida Sostenible para 2020 con 3 objetivos: ayudar a mil millones de personas a mejorar su salud y bienestar, reducir a la mitad el impacto ambiental de sus operaciones y que el 100% de la materia prima agrícola que utiliza provenga de fuentes sostenibles. Se trata de una iniciativa transversal a toda la compañía que coloca el modelo de valor compartido en el centro de todos sus negocios.

Desde que Michael Porter y Mark Kramer presentaron su estrategia de Creación de Valor Compartido, en 2011, miles de compañías alrededor del mundo han comenzado a migrar hacia esos postulados. Algunas desarrollando iniciativas en parte de sus operaciones, y otras haciendo del modelo el corazón de sus negocios. Entre estas últimas, en el top 10, aparecen reconocidas organizaciones como General Electric, Walmart, Nestlé y Unilever.

Repensando el negocio

El caso de Unilever es ilustrativo por sus desafíos y resultados. “La compañía dio un giro radical en 2010 cuando anunció su Plan de Vida Sostenible. En éste se afirma que las compañías no pueden seguir creciendo a cualquier precio, sino que tienen que devolverle algo a la tierra, de donde sacan sus recursos, y a la comunidad, de donde provienen sus empleados y sus consumidores. A partir de este planteamiento se definió el rumbo para la compañía”, señala Guillermo de la Torre, Director de Comunicaciones Corporativas de Unilever Middle Americas (Colombia, Venezuela, Ecuador y los seis países de Centroamérica).

Cambiar el modelo de negocio, para una compañía que tiene 173.000 empleados a nivel global, 258 fábricas y 442 bodegas, que distribuye productos a 210.000 destinos en el mundo y con presencia en 190 países, son palabras mayores. Sin embargo, los resultados están mostrando que el planteamiento tiene mucho sentido. En crecimiento, por ejemplo, la compañía vendía en 2010 40.000 millones de euros, y en 2012 ya había superado los 51.000 millones. Pero la idea no solo es crecer en ventas, sino también aumentar el impacto social de la compañía en las comunidades donde trabaja y reducir el impacto medioambiental de sus operaciones.

El Plan de Vida Sostenible aplica a todas las marcas y en todos los países donde la compañía está presente. En las mediciones efectuadas, el impacto del ciclo de vida de los productos en el medio ambiente arroja datos interesantes, porque todo el mundo supone que las fábricas son las que mayor contaminan. Lo cierto es que una gran parte de la responsabilidad está en el consumidor. En agricultura el impacto medioambiental es de 26%, las fábricas aportan un 3%, el transporte un 2% y el consumidor cerca del 68%. El desperdicio apenas representa 1%. Por eso, nuestro gran reto es capacitar al consumidor, a través de los productos y de la publicidad, para que utilice menos agua, menos energía, y para que se acostumbre a reciclar. Cada uno de nosotros tiene una gran responsabilidad frente al tema del medio ambiente”, afirma de la Torre.

El círculo virtuoso

La estrategia de Unilever, basada en el Plan de Vida Sostenible, se basa en tres pilares: social, medioambiental y económico. “Existe un tema de costos y eficiencias, ligado a menor desperdicio y menor riesgo; hay un tema de innovación y de mercadeo con todas nuestras marcas y lanzamientos, muy vinculado a la innovación sostenible y a la colaboración de las marcas con proyectos sociales, porque cada una tiene un proyecto social; y existe un tema de crecimiento económico, ligado completamente al tema de la sostenibilidad. Para nosotros es el círculo virtuoso, donde se refleja cómo está impactando el negocio”, sostiene el ejecutivo.

El progreso que ha dado Unilever básicamente está concentrado en tres áreas: fabricación eco-eficiente, abastecimiento sostenible e innovación sostenible. En el primer aspecto, desde 2010 hasta el presente, la compañía ha logrado reducir en 1/3 la emisión de gases efecto invernadero, disminuir en 50%  los desperdicios de fabricación, lograr que la mitad de sus fábricas en el mundo cumplan la política de cero desperdicio al relleno sanitario, reducir el consumo de energía y de agua, y reutilizar hasta un 85% de los residuos. El segundo aspecto, relacionado con la sostenibilidad de los proveedores, ofrece cifras alentadoras: 100% del aceite de palma se encuentra certificado, 63% del papel y sus derivados, 59% de frutas y vegetales.  “La sostenibilidad no solo es importante para Unilever, sino también para los productores agrícolas porque les permite mejorar sus prácticas, incursionar en nuevos mercados y garantizar ingresos sostenidos con contratos de largo plazo”, agrega de la Torre. En el tema de innovación, la compañía invierte anualmente cerca de 1.000 millones de euros en investigación y desarrollo. Esto le ha permitido desarrollar productos novedosos como champús en seco, jabones súper concentrados, reducir la cantidad y tamaño de sus empaques, disminuir las grasas en un 25% en las margarinas, y reducir la sal y el azúcar de todos los productos para llegar a los estándares internacionales. “Las marcas en este aspecto tienen un desafío grande, pero también un compromiso muy serio”.

El rol social en la salud del negocio

De acuerdo con el presidente de Unilever, las compañías no pueden pensar única y exclusivamente en ganar dinero, sino que tienen que pensar en retribuir, tienen que cumplir un rol social. Por eso, al interior de la empresa, cada marca abandera una causa social. En la región Middle Americas las marcas de alimentos y de jabones participan en temas de salud e higiene, con talleres de lavado de manos y de nutrición, de la mano con el Programa Mundial de Alimentos, con Unicef y con algunos socios locales. En Colombia, por ejemplo, trabajan con el Banco de Alimentos y con la Fundación Carvajal. El año pasado se desarrollaron talleres de lavado de manos con 6.000 empleados del Éxito, en Bogotá y en Medellín. Y con proveedores, actualmente se desarrolla un programa de certificación de sostenibilidad para 1.000 cultivadores de palma en la región del Catatumbo, en asocio con la embajada de los Países Bajos, Fedepalma, Oleoflores y con la Asociación de Cultivadores de Palma de la región. “Aparte de la contribución social, las iniciativas han sido buenas para la compañía. Muchas marcas de Unilever están creciendo a nivel mundial en más de dos dígitos anualmente”, expresa de la Torre.

Para lograr estos resultados, la compañía ha colocado la sostenibilidad en el corazón de su negocio. Y eso implica también adelantar prácticas sostenibles con los empleados. “Tenemos una iniciativa que se denomina “trabajo ágil” para que la gente, en la medida de lo posible, labore desde sus casas o desde donde prefiera, y que no tenga horarios rígidos para que pueda almorzar con su familia, recibir a los niños cuando llegan del colegio, etc. Ese es un tema de sostenibilidad con los empleados, y no solo un beneficio desde la óptica de recursos humanos. Además, cuando lanzamos cualquier producto o referencia nueva, los empleados son los primeros que lo conocen y lo prueban. También tenemos al interior de las instalaciones un supermercado donde la gente puede adquirir los productos más baratos. Nuestro mensaje para ellos es que no solo compren un producto porque sea Unilever, sino que lo compren porque es el mejor debido a los atributos que tiene. Ellos son multiplicadores y hacen un trabajo importante para referir las marcas”, concluye de la Torre.

Unilever está presente en Colombia por más de cuatro décadas, tiene tres fábricas y un centro de distribución en el Valle, desde donde se abastece a los nueves países de la región Middle Americas. La compañía cuenta con 700 empleados directos y más de 800 indirectos, y calcula que unos 15 millones de personas utilizan sus productos diariamente en el país.

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión.
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Desplegar Comentarios
Publicidad
Publicidad